X
Entrada
X
Salida
X
Aceptar

Las 7 calas vírgenes más bonitas de Menorca

Menorca puede presumir de tener una costa repleta de playas y calas vírgenes impresionantes por sus colores y su agua clara y transparente. Cada una de ellas tiene algo especial y genuino que la hace diferente. Las del sur de arena blanca y fina y las del norte de arena dorada. ¿Cuántas calas vírgenes de Menorca conoces?

Si vienes a pasar tus vacaciones no te dará tiempo a disfrutarlas todas así que desde Bini Hotels te recomendamos 7 y deberías de planificar ya la visita a todas ellas. Te encantarán:

1.- Macarella, la postal de Menorca

En un entorno natural protegido, con un bosque de pinos que te ofrece buena sombra, un chiringuito y al lado, Cala Macarelleta, su hermana pequeña. De aguas azules y rodeada de acantilados de peñas blancas.

null

Solo se pueder ir en autobús desde Ciutadella, en moto o en bicicleta hasta el aparcamiento público y desde allí un camino rodeado de vegetación en 10 minutos te lleva la cala más fotografiada de Menorca.

Si te gusta el senderismo el Camí de Cavalls desde Cala Galdana tiene unos espectaculares miradores que merece la pena visitar. Son solo 2 kms.

2.- Cala Turqueta, tranquilidad entre aguas turquesa

Aguas transparentes y de color turquesa que te invitan al baño en un pequeño paraíso al sur de Ciutadella. Esta cala virgen carece de servicios así que, si vas a pasar el día, lleva todo lo que necesites. No olvides las gafas de bucear porque es un lugar ideal para practicar snorkel.

El aparcamiento se llena enseguida, las señales de la carretera te informan de su disponibilidad. Es mejor que vayas temprano y disfrutes del paisaje por la mañana ya que los altos acantilados la dejan en la sombra a media tarde.

3.- Cala Mitjana, la bahía del sur

Arena blanca y fina, rodeada de acantilados y vegetación y al lado, Cala Mitjaneta que, aunque es pequeña y casi no tiene arena, también es una cala virgen muy visitada.

null

Como es habitual en las calas del sur de Menorca, Mitjana tiene una arena fina y clara y nadar entre sus aguas es un sueño. Aprovecha para descubrir las pequeñas cuevas entre las rocas blancas.

Antes de llegar a Cala Galdana hay una entrada a la izquierda que lleva al aparcamiento, muy cerca de la cala. Si prefieres dar un paseo por el Camí de Cavalls, desde el Mirador de Sa Punta de Cala Galdana hay 1,7 kms hasta Cala Mitjana.

4.- Binigaus, al final del barranco

Al oeste de la urbanización de Santo Tomás, en Es Migjorn Gran, esta hermosa cala virgen nace en el límite del barranco de Binigaus. El islote de Binicodrell marca el inicio del camino hasta este rincón de Menorca.

Son solo 10 minutos andando desde el aparcamiento y es una cala de aguas poco profundas así que es perfecta para hacer una excursión familiar. A los niños les encantarán sus aguas claras con una divertida variedad de vida marina.

Y si queréis caminar un poco y explorar el barranco podéis visitar la Cova des Coloms. Os sorprenderá esta cueva, la más grande de Menorca. La llaman “la Catedral”.

5.- Cala Pregonda, el color del norte menorquín

Nos vamos al norte de la isla. Los colores y el paisaje cambian y son una maravilla. Desde Binimel·là, donde puedes aparcar y hay un restaurante, hay que caminar unos 30 minutos entre tierra roja y verde vegetación.

Primero llegarás a Cala Pregondó, ideal para hacer un alto en el camino y darse un buen chapuzón. Un pequeña subida y descubrirás una de las calas vírgenes más bonitas de Menorca: Cala Pregonda.

Arena dorada y aguas azules de las que sobresalen blancas rocas que dan al entorno un toque mágico. Quizá por esto el músico británico Mike Oldfield utilizó esta imagen como portada de uno de sus discos.

No hay ningún servicio por lo que tendrás que llevar lo que necesites si quieres pasar el día en esta escondida cala.

null

6.- Cala Pilar, para aventureros

Otra cala virgen del norte que te asombrará por sus contrastes y su entorno natural. Está entre Ferreries y Ciutadella, verás la entrada desde la carretera general, que va hasta el aparcamiento. Desde allí hay unos 45 minutos hasta la cala pero cuando llegues verás que la caminata compensa.

Procura seguir el camino señalizado para no entrar en las dunas, un ecosistema que hay que proteger para que este paisaje continúe siendo tan hermoso. Con sus rocas ocres rojizas tan características del norte.

Esta cala virgen no iene ningún servicio y es ideal para practicar snorkel pero asegúrate de que ese día no sopla el viento del norte, la tramuntana. Da de lleno en la cala y se forma un fuerte oleaje que puede estropearte los planes.

7.- Cavalleria, bajo el faro

Es una de las calas más grandes del norte de Menorca. De arena gruesa de color rojizo y aguas transparentes llenas de vida, no en vano está en el centro de la Reserva Marina.

El aparcamiento está a 15 minutos de la playa. Desde las escaleras de madera que bajan al mar el paisaje es impresionante. Sus colores y el intenso azul del mar abierto. A la derecha, la pequeña Cala Rotja, y si te apetece dar un paseo por el Camí de Cavalls acércate a Cala Mica, tranquila y preciosa.

Puedes acabar un día perfecto si a la salida coges el camino del Faro de Cavalleria. Te espera una hermosa puesta de sol. Un espectáculo inolvidable.

Hemos enumerado las calas para que las veas fácilmente pero su lugar en esta selección no mide su calidad o belleza. Nosotros no nos ponemos de acuerdo, ¿cuál prefieres tú?

Seguir leyendo

Más artículos sobre Menorca

7 rutas para vivir la experiencia de recorrer Menorca a caballo
Leer artículo
¿Por qué te divertirás en tu visita familiar al Museo de Menorca?
Leer artículo
3 leyendas de Menorca que llevarán de excursión a tu familia
Leer artículo