X
Entrada
X
Salida
X
Aceptar

5 ventajas de viajar a Menorca en otoño

¿Te parece que Menorca es una isla solo para el verano? Eso es que no la has visitado en otoño cuando recupera su auténtico ser. Siguen ahí los colores del atardecer, del mar y del campo, ahora más verde y hermoso, el aire limpio y sus caminos. ¿Vienes a conocerla?

Viajar a Menorca en otoño tiene varias ventajas que animan a muchas parejas a guardar una semana de sus vacaciones veraniegas para venir en estas fechas a disfrutar de una isla que, aunque es pequeña, te ofrece muchas y diversas oportunidades de pasarlo bien:

null

1.- Sin duda, la mayor ventaja es que hay mucha menos gente

En los meses de julio y agosto el buen tiempo y el mar cálido y turquesa atraen a muchas personas pero ahora la isla recobra su ritmo habitual, más pausado, y se puede disfrutar de otra manera de su paisaje y sus costumbres.

Pasear por el puerto de Mahón es un placer en otoño. Sin aglomeraciones, viendo las pequeñas barcas de los pescadores que llegan cargados de pasar el día en alta mar o los grandes cruceros que nos visitan durante todo el año, el mercado artesanal que les espera a la orilla del mar y los bares y comercios que aún conservan sus terrazas para sentarse al sol del mediodía.

2.- El clima aún es suave y cálido

null

Perfecto para pasear por las calles de los pueblos de la isla. Visitar el bonito centro histórico de Ciutadella, recorrer las rectas calles de Es Castell diseñadas por los británicos o conocer Sant Lluís, antigua villa francesa.

Caminos rurales modelados con los típicos muros de piedra que en sus bordes albergan plantas aromáticas, como el romero silvestre, alegrarán esa caminata tranquila con la que puedes iniciar la mañana. Al aire libre, sin prisas, sin ruidos,...

¿Y si llueve? Pues aprovecha para entrar al Museo de Menorca y descubrir la historia de la isla o acércate a los mercados de Mahón y Ciutadella llenos de bullicio, color y productos menorquines.

null

Aprovechar para ver un espectáculo en el Teatro Principal de Mahón también es una buena idea. Es el teatro de ópera más antiguo de España, una joya arquitectónica que merece la pena visitar.

3.- El contacto con la naturaleza es más cercano

Cuando hace mucho calor te da un poco de pereza realizar actividades al aire libre pero en esta época del año las suaves temperaturas te invitan a hacerlo. ¿Preparamos un excursión a caballo? En verano están prohibidos los animales en las playas pero ahora podemos cabalgar por la arena y adentrarnos en el mar montando un caballo noble y tranquilo. ¡Qué sensación de libertad!

null

¿Una ruta por el Camí de Cavalls? Si estás alojado en alguno de nuestros apartamentos de Cala Canutells te recomendamos ir desde allí hasta Cales Coves. El camino es muy bonito y fácil de recorrer: pasas por un pequeño bosque, tierras de cultivo, los típicos “ullastres” (olivos) y en unos 20 minutos estás en Cales Coves, una necrópolis donde las prehistóricas cuevas de enterramiento parecen ojos en el acantilado. Aún queda alguna cueva que se puede visitar y no podrás aguantar sin darte un chapuzón en sus transparentes aguas antes de regresar a casa. ¡Una agradable experiencia!

4.- Los productos de otoño en la gastronomía de Menorca

Pronto comenzará la recogida de setas en los bosques de la isla. ¿Las has probado cocinadas con la típica sobrasada? Son un manjar exquisito. “Esclatasangs” y “cames seques son las setas más habituales y se cocinan solas o acompañadas de carne o embutidos.

null

La gastronomía de la isla tiene en otoño nuevos sabores naturales: la berenjena, que cocinan al horno rellena de sofrito, carne o pescado; las alcachofas, pequeñas y sabrosas, cocinadas con almejas o simplemente a la brasa; la calabaza con la que se preparan deliciosas cremas o una mermelada que acompañada con un trozo de queso de Menorca te asombrará por la mezcla de texturas y aromas,...

¿Y si visitas alguna de las bodegas de Menorca? El vino de la isla tiene denominación geográfica. Puedes ir a Binifadet que tiene en Sant Lluís un coqueto lugar donde probar sus vinos y cavas con una selección de ricos platos. Rodeado de los campos de vides donde hace unas semanas trabajaban recogiendo las uvas te sentirás parte de la naturaleza.

5.- Momentos de la historia de Menorca

Poca gente y un buen clima son la excusa perfecta para visitar algunos lugares de la historia de Menorca que te trasladarán a otros tiempos, te contarán antiguas leyendas y te harán soñar.

null

Dicen que una de las construcciones más visitadas de la isla es la Naveta des Tudons, cerca de Ciutadella. Es un sepulcro funerario colectivo en forma del casco de una nave invertida que se calcula que se construyó a partir del año 1130 de antes de nuestra era. La leyenda de los dos gigantes que se retaron para conseguir el amor de una joven pasa de boca en boca. Uno de ellos edificó la naveta, piedra a piedra, pero cuando le queda la última por colocar el otro consiguió sacar agua de un profundo pozo que había excavado con sus manos. El primero tiró la piedra al pozo enterrando a su compañero y después huyó. Por eso echarás en falta una piedra en el frente de este monumento prehistórico.

Hay muchas leyendas en Menorca. Acércate a La Mola, una de las mayores fortalezas europeas del siglo XIX. Ubicada en la bocana del puerto de Mahón aún guarda historias que recorren sus pasadizos y los acantilados que la rodean.

Ya conoces algunas de las ventajas de viajar a Menorca en otoño, ¿te perderás esta fantástica experiencia?

Seguir leyendo

Más artículos sobre Menorca

¿Por qué te divertirás en tu visita familiar al Museo de Menorca?
Leer artículo
3 leyendas de Menorca que llevarán de excursión a tu familia
Leer artículo
3 lugares de Menorca para disfrutar de un paseo en bici con tu pareja
Leer artículo